Un lugar para debatir sin prejuicios.

Archivo para octubre, 2011

Movimiento 15-M (3): Rumbos.

Esta es la 3ª y última parte de la historía Movimiento 15-M, las anteriores entradas son:
1ª Parte https://alwaysfreemind.wordpress.com/2011/06/26/movimiento-15-m-1-los-inicios/
2ª Parte: https://alwaysfreemind.wordpress.com/2011/07/07/movimiento-15-m2/
 

Estabamos ya en la parte final de la manifestación cuando esta llegaba a la plaza del pilar. La gente estaba con la moral altísima, pues se estaba llenando la plaza, algo que hace poco más de un mes, antes del 15-M, nadie se lo esperaba. Los organizadores empezaron a leer el manifiesto en el cual se quejaban de que en el pacto del euro no había ni una sola medida para parar la especulación ni para controlar a los bancos, con lo cual no evitaría una nueva crisis. Y sin embargo se centraba en recortar libertades a los trabajadores diciendo que eran recortes necesarios. Tras la lectura del manifiesto anunciaron que iban a desacampar de la plaza del Pilar e hicieron un llamamiento para que aquellos que quisieran, dentro de 20 minutos una vez acaba la manifestación, se reunieran para ir a la inauguración del “Paraguas” el edificio del que tanto se había hablado. Yo decidí ir, y durante esos 20 minutos estuve dando vueltas por la plaza. Los organizadores habían decidido irse dejando marca y colocaron una placa conmemorativa de todas las ciudades que habían acampado pegada con cemento en el suelo. Además y esto fue lo más inesperado, el proyecto “troya” que era el encargado de organizar la desacampada colocó un caballo echo con piezas de un viejo todoterreno en frente de la puerta del ayuntamiento.

Caballo de troya que se dejó en la puerta del ayuntamiento.

Así pues fui al punto de encuentro y allí salió el grupo de gente que se dirigiría al misterioso paraguas. Durante el camino cortamos trafico del coso y de independencia con las bicis para después pasar los que íbamos a pie. Finalmente llegamos al esperado Paraguas no sin un par de maniobras de distracción para los policías. Uno de los que estaba en la cabeza de la manifestación llamo a la puerta de un edificio abandonado con unos andamios y le abrieron. Al rato aparecieron por el balcón para colgar el simbolo del paraguas mientras todos les aplaudíamos. Pero había algo raro. Siempre se había hablado de que iba a ser un edificio público, no obstante tenía colgado de la fachada un cartel que ponía “Servihabitat” la inmobiliaria de “la Caixa”. Yo tras entrar y ver que estaba todo recien reformado y era estilo palacete del hace 1 siglo o 2, me fui a mi casa.

El edificio por dentro.

Al día siguiente teníamos reunión los de la comisión de comunicación.  Se habló sobre que había pasado, porqué al final se ocupó un edificio privado y no uno público y que podía pasar. Tendríamos que conseguir que la asamblea ratificara la ocupación, puesto que no estaba dentro de lo acordado. Sin ningún problema, la gente aceptó la ocupación como parte del 15-M. Pero algo había cambiado. Era cierto que era un edificio completamente especulativo, yo entré y esta completamente reformado. Su ubicación, en pleno centro de Zaragoza y el estilo del siglo XIX harían que si lo pusieran a la venta, en seguida lo consiguieran vender. Era una hipocresía tremenda el que mientras en el portal de al lado había estado durmiendo un mendigo durante mucho tiempo, dentro, el edificio estaba abandonado, y se supone que “la Caixa” como caja que es, tenia que tener una parte social. Estaba claro que habían paralizado las obras junto antes de acabar la reforma, para poder especular con el precio. Sobre que hacer había dudas. Yo era de los que defendía la ocupación siempre y cuando en el momento que viniera la policía se desalojara todo sin violencia. Era absurdo intentar resistir una carga policial cuando te iban a echar igualmente. Pero la gente que lo ocupó estaba completamente en contra de eso. Tenían la filosofía del ocupa de resistir hasta el final. Allí fue cuando me di cuenta de que el movimiento se estaba radicalizando y de alguna manera, perdiendo el rumbo. Mientras tanto yo seguí visitando las asambleas que los exámenes me permitían.

El paraguas, símbolo de la acampada en Zaragoza

Cada vez había más gente que quería que el movimiento se encauzara por su lucha personal, consiguiendo así un gran apoyo a sus ideales. Okupas, feministas radicales, anticlericalistas, anarquistas y un largo etcétera de gente que quería que el 15-M apoyara sus ideales. Yo me considero republicano, ateo y más bien de izquierdas, pero me parecía estúpido proponer que el 15-M apoyara la república o cualquier otra cosa. El 15-M era un movimiento social, y por tanto tenía que apoyar lo que la mayoría de la gente quería, lo que unió a la gente aquel día en que las acampadas se montaron. Apoyando cosas como el movimiento okupa lo único que se conseguía es que la gente que estaba en contra dejara de apoyar el movimiento. Y así fue como todo se empezó a resquebrajar. Yo quemado de lo absurdo de algunas asambleas (en una de ellas se dijo que se estaba en contra de la declaración de los derechos humanos) decidí alejarme un poco del movimiento y seguir mi propio camino. Les seguiría apoyando y fomentando el movimiento con carácter social y participativo. Pero ya no era lo mismo. Vi que hubo un momento en el que se perdió el norte, tal vez fue en el momento en el que la gente dejo de prestarle tanta atención.

Llegó el día del desalojo del paraguas muy pronto. La gente resistió y la carga policial fue brutal. Yo estaba fuera de Zaragoza aquel día, y aunque hubiera estado en Zaragoza no habría ido a resistir. Es cierto que la policía se portó como unos salvajes matones, pero todo el mundo sabe como es la policía española. Hay veces que tengo verguenza de quien se supone que me tendría que defender. Yo quiero una policía que defienda a la gente de las agresiones, que si hay un asesinato lo investigue, que intenten evitar los robos, en general que defienda al que lo necesite. No una policía que se dedique a atacar a la gente por motivos políticos y sin llevar la identificación. El desalojo del Paraguas podría haberse echo sin violencia por parte de la policía como se hace en los países civilizados como Alemania, pero se ve que detrás de esa carga había gente que le tenia ganas al movimiento.

El movimiento ya sin el paraguas y sin la acampada de la plaza del pilar, se quedó un tanto deslocalizado y paso a tener su base en un local de la Almozara. Para mi, el 15-M en esos momentos ya no tenía casi nada que ver conmigo, y además habiendo estado fuera de Zaragoza todo un verano, solo pude enterarme de que la plataforma anti desahucios que se formó funcionó bien, y que las marchas indignada llegaron a Madrid montando una gran fiesta en la puerta del sol, lo cual me alegró mucho.

   Ahora ya poco queda del movimiento. Pero el espíritu sigue vivo. Creo que independientemente de lo que hayamos conseguido, a todos nos ha cambiado un poquito el 15-M. Especialmente a los que lo vivimos tan de cerca. A mi me enseñó que no puedo pedirle nada a los políticos que yo no esté dispuesto ha hacer. Así que el 15-M fue el impulso que necesitaba para afiliarme a un partido político y continuar la lucha desde dentro.

Creo que con todo esto, todos hemos aprendido algo. Y solo por eso, ya mereció la pena todo lo que hicimos.

Muchas gracias por leer mi historia. Os dejo uno de los vídeos que más me motivó para intentar cambiar las cosas.

Juntos podemos cambiar el mundo.

Anuncios

Nube de etiquetas